Qué son las CARILLAS DENTALES

Por admin / hace 2 años / 0 Comentarios ».

Las carillas dentales están hechas de una exageradamente fina cerámica. Son hechas singularmente para caber sobre dientes ya existentes, es decir, el tratamiento perfecto si no quieres quitar para hacerte implantes dentales. Pueden cambiar en el color, forma y en determinada medida, la alineación estética. Pueden ser una forma de aclarar y mejorar una sonrisa sin recurrir a tener dientes “tapados” o bien coronas, éstas pueden hacerse para un solo diente dañado o bien múltiples.

Requieren ciertas visitas a la consulta. La primera visita ha de estar dedicada para ver si son o no son la mejor opción para mejorar tu sonrisa. Ciertas razones comunes para la obtención de ponérselas incluyen dientes rotos o fragmentados, incoloros o con excesivo espacio entre los dientes.

Si el paciente y el médico consideran ponerlas, se confirmará otra cita para prepararlo y tomar huellas. Los dientes a tratar se suprimirán unos milímetros para dejar el espacio para las carillas dentales. En caso contrario, el material adjunto puede desplazar los labios hacia delante y pueden parecer de “caballo”.

Las impresiones se mandan a un laboratorio bucal donde las fundas se crean. Eso podría tomar de una a un par de semanas.

La cerámica es un material popular para las carillas dentales por el hecho de que refleja la luz como un diente real y por tanto, se asemeja muy natural. Asimismo es resistente a las manchas aunque sí que pueden coger color amarillento, por lo que deberemos limpiarlos y realizar un blanqueamiento dental anual al menos.. No obstante, hay ciertas desventajas: la cerámica puede fragmentarse o bien romperse, con lo que debe tener cuidado y evitar masticar cosas duras, como cubitos de hielo y evitar también los hábitos perjudiciales como morderse las uñas y evitar abrir con los dientes delanteros elementos duros. Las personas que rechinan los dientes en general no son consideradas buenas aspirantes.

El adhesivo de las carillas dentales

El adhesivo de la resina es otra forma de odontología estética que de manera estrecha se asocia con las carillas dentales. En la conexión, los dientes de resina requieren poca preparación y el dentista moldea el material de manera directa al diente. El material se endurece en segundos, por lo que el dentista puede formar entonces la resina endurecida puliéndola.

El adhesivo de resina, tiene el beneficio de carillas dentalesser menos costoso que las fundas y puede hacerse en menos tiempo sin embargo las impresiones no son precisas. No obstante, la resina cura de manera más fácil que la cerámica aunque la resina puede quebrarse. Aunque el adhesivo de la resina es más simple de reparar.

Si el adhesivo de resina o bien las fundas son adecuados para usted, va a depender de muchos factores que el dentista debe considerar. Las carillas bucales se suponen que duran entre cinco-diez años antes de necesitar cambiarse, este cambio sin duda es algo a tener en cuenta en el precio, al tiempo que el adhesivo de resina puede necesitar ser sustituido entre tres-diez años también hay que considerarlo en su precio. Las carillas bucales tienen un precio de unos 500 dólares por cada diente, y el adhesivo de la resina tiene un precio entre 100 y 400 dólares por diente.

Conclusión sobre las carillas dentales

Son fabricadas en cerámica fina y están hechas para encajar sobre los dientes ya existentes, cambiando su forma, color, tamaño y alineación estética.

Mediante una consulta odontológica, se decide si es la mejor solución para la condición bucal que tenga el paciente (dientes fragmentados, incoloros, demasiado separados). Posteriormente, se asiste a preparar los dientes a tratar, a los cuales se les disminuye un poco su superficie y se toma un molde de referencia, que pueden estar listas en aproximadamente dos semanas.

La cerámica le da un aspecto natural a la dentadura y se asemeja a los reales. Es resistente a las manchas, aunque puede tornarse amarillenta, por lo que podría ser necesario asistir a blanqueamientos dentales al menos una vez al año. Aunque puede durar mucho, es susceptible a fragmentarse o romperse, por lo que una vez colocadas, se debe cuidar no morder alimentos demasiado duros o tener hábitos como rechinar o morderse las uñas.

Otro elemento de fabricación de las carillas dentales es la resina. Ésta se moldea directamente en el diente y se pule, dándole una forma natural y estética, endureciéndose en segundos. Su precio es menor que el de las fundas y se realiza en menos tiempo. Se cura más fácil y, en caso de que se fragmenten, se pueden reparar de manera sencilla.

La comparación de durabilidad ronda en 5-10 años para las fabricadas en cerámica, y 3-10 años para las de resina.